3 Trucos para decorar tu Cena de Fin de Año y Reyes

La cena de Fin de Año es junto con la de Nochebuena, de las más importantes del año. Si además, son familiares y amigos los que se vienen a tu casa, se vuelve todavía más importante intentar quedar bien y dejar una buena imagen.

Aquí es cuando una buena decoración, además de una rica comida, tiene un papel primordial en el éxito de tan especial noche. Es por ello que desde Alexia queremos ayudarte en este propósito y que comiences el año de la mejor manera posible.

Aquí te dejamos unos sencillos trucos para que seas el mejor anfitrión.

1.  La mantelería elegante pero sin destacar.

La elección de la mantelería es muy importante, ya que puede resaltar o matar los colores del resto de la vajilla. Tonos como el beige, o el mismo blanco, hará que el resto de la mesa pueda sobresalir. En definitiva, el mantel debe de ser elegante pero sin destacar.

Las servilletas, siempre a juego, no deben ser de colores llamativos, aunque si se sincronizan con el tono principal de la mesa, te puede ayudar. Si quieres utilizar servilletas de papel, utiliza las de mejor calidad y sujétalas con un simple lazo que puede ser del mismo color que la decoración principal de la mesa.

2. Combina uno o dos colores como máximo.

Una tendencia muy común lleva a atiborrar de colores la mesa, desvirtuando la ideal original de intentar llevar elegancia y glamour. Piensa que los mismos alimentos van a tener tonos, colores y texturas diferentes, por lo que te aconsejamos que tanto el mantel, las servilletas, la vajilla y la decoración que pongas, no sea de más de dos colores. El blanco, al ser neutro, no sería un color más.

A veces menos es más, ¡recuérdalo! Y en ocasiones es mejor poner menos cosas, que oxigene el espacio de la mesa, y así poder cenar con más comodidad. Recuerda, los comensales no se verán agradados por la cantidad de vajilla y vasos que coloques, sino por lo a gusto que estén y la elegancia que dispongas.

3. Busca estar en consonancia con tus comensales.

A todo el mundo no le gusta lo sofisticado y demasiado sobrecargado. Como también a todo el mundo no le gusta solo la comida y presta atención a la decoración. Una cena de Fin de Año es además una experiencia. Intenta traer con un cierto orden los platos. Ten en cuenta que dependiendo del número de invitados, deberás tener una persona que te ayude a traer las cosas y hacer que los platos calientes no lleguen a su temperatura (como por ejemplo las sopas).

Piensa que en que tipo de bebida vas a ofrecer y recuerda la temperatura de los vinos, si son tintos, o son blancos. Además de los espumosos que deberán tener una temperatura incluso menor.

Las servilletas al lado izquierdo o encima del plato, y la colocación de los cubiertos de afuera hacia dentro del plato, según el orden de consumo. Además, dispón de suficiente espacio en el centro de la mesa para poder colocar las fuentes que tengas. En definitiva, hazlo fácil y elegante, ese es nuestro mejor consejo.