Tener tu casa vacía es una oportunidad para darle un toque personal a cada ambiente. A continuación, te ayudamos a planificar la decoración desde el primer día.

El salón-comedor es una de las estancias más importantes de tu nueva casa, pues es donde se hace la vida diaria, se conversa con amigos o el resto de los miembros de la familia, se ve la televisión, se almuerza o cena. Lo principal es disponer de un sitio donde poder sentarse, el sofá se hace indispensable en nuestros primeros pasos para decorarlo. A partir de ahí podemos seguir con el resto de elementos.

Es importante ir poco a poco y no apurarte en comprar cosas que después no sabes dónde las vas a colocar. No es necesario que tengas todos los muebles el primer día. Después de un tiempo en tu casa, vas a saber realmente lo que te hace falta y ahí puedes comenzar a tener algunos enseres. Recuerda distribuirlos bien y siempre dejar suficiente espacio de circulación.

La luz es fundamental para cualquier espacio. Con respecto a iluminación natural, lo recomendable es potenciarla. Por ejemplo, intenta no usar cortinas de tonalidades muy opacas o si tienes una vista agradable, déjalas abiertas.

Los colores neutros y claros son perfectos para las paredes, pero si quieres darle un efecto más chic, pinta alguna en un tono más oscuro.

Ante todo, la funcionalidad. Lo ideal es que puedas sentirte cómodo en tu propio hogar. Tómate tu tiempo para elegir bien los muebles y otros objetos de decoración.