A pesar de que pareciera que en nuestra media isla viviéramos un eterno verano, la verdad es que para esta época ya empezaron a subir las temperaturas y el majestuoso sol caribeño ya se queda más tiempo en el día.


Pequeños cambios en la decoración del hogar pueden ayudarte a combatir la ola de calor. No hablamos de grandes cambios ni de modificar tu decoración, aunque sí de adaptarla, pues al igual que las estaciones cambian, hay cosas que tenemos que tomar en cuenta para hacer más agradables nuestros espacios.
Si vas a retocar la pintura o vas a iniciar un cambio de colores debes saber que los estímulos visuales son muy importantes para hacer lucir la casa más fresca.
Por lo que si te toca, elige colores claros, pues aportan luminosidad y amplitud, lo que permite que todo se sienta mucho más ligero. Puedes optar por los neutros siempre combinables o dar unas notas de verde claro o azul ligero, que te llevan a la orilla del mar dejando entrar el verano a casa.
Si lo que buscas es llenar tus espacios de la energía veraniega, opta por colores vivos como el amarillo en detalles como cojines o alguna pared.
Repasa los textiles en los ambientes de tu hogar: esos sofás de piel sintética que por lo general se calientan, en verano puedes cubrirlos con fundas para mobiliario en lino o algodón. Igualmente los cojines de tela gruesa.


Guardar las alfombras de pelo largo también es una buena idea. Cámbialas por fibras naturales, como yute o sisal, que son mucho más ligeras.
Las plantas son un buen recurso para oxigenar el ambiente y pensar en exterior y frescura. Puedes incorporar algunas plantas naturales a tu decoración. Piensa en las más prácticas para tu estilo de vida y el de tu casa. Por lindas que se vean las flores, si no tienes el tiempo para atenderlas mejor escoge follajes con verdor. Si tienes algún rinconcito exterior, ya sea un balcón o terraza, es el momento para arreglarla y tenerla lista para disfrutar del aire libre.
Retira las cortinas pesadas, escoge unas telas suaves y frescas para que no impidan la entrada del fresco del exterior. Al igual en la ropa de cama, sábanas de algodón que te ayudan a sentir las noches más fresquecitas.
El verano tiene la particularidad de ser una estación asociada a la diversión, con calor, el sol y los días más largos pensamos en playa y alegría. Puedes llevar esos toques a tu hogar con piezas que se han adueñado de la decoración, como piñas y flamencos. Están en textiles, estampados, cuadros y enseres. Para todos los estilos hay opciones, desde los glamurosos hasta los clásicos.
Las palmas y estampas tropicales también invitan a veranear, jarrones en colores y bandejas doradas complementan ese estilo verano chic. Déjate llevar por la alegría del verano y seguro pasarás unos meses en la agradable compañía de la temporada más divertida del año.