Sin duda, no hay nada más original que poder reciclar esos pequeños detalles, que antes ni se nos habían ocurrido. Aunque en esta ocasión, lleva un doble gusto, ya que vamos a necesitar tomar unos cuantos helados para poder conseguirlo. ¿Estás dispuesto?.

Comenzamos con una idea perfecta para nuestra mesa. Seguro que en tu casa tienes varios salvamanteles que protegerán las superficies del calor de las bandejas o de las ollas que vamos colocando a la hora de comer. Pero quizás no sean tan originales ni estén hecho con palitos de helado como éste.

En este caso, hacer nuestro salvamanteles es de lo más sencillo. Si tienes palitos de helado anchos, entonces con unos ocho o nueve, será más que suficiente. Si por el contrario, solo has conseguido los estrechos, entonces debes duplicar la cantidad. Los irás pegando uno al lado del otro. De esta manera, conseguiremos tener la parte principal de nuestro salvamanteles. Aunque también necesitamos hacerle una base con tres nuevos palitos o el doble si son de los pequeños. De modo que los pegaremos, no planos como la superficie, sino a modo de soporte o patas.

Estantería hecha con palitos de helado

Seguro que no nos llegan los almacenamientos que tenemos por toda la habitación. Son muchos los detalles que se van acumulando y que queremos organizar. Aunque las estanterías pequeñas no suelen ser caras, qué mejor que hacer la nuestra propia y reciclar al mismo tiempo que economizamos. En este caso, sí es cierto que necesitamos una cantidad considerable de palitos. De esta manera, podremos darle más profundidad a nuestro elemento decorativo.

Pero eso sí, más sencillo no puede ser. Busca una mesa donde poner todos los materiales que en este caso se basan en palitos de helado y una pistola de silicona. Haremos la forma hexagonal e iremos pegando los palitos unos encima de otros, hasta obtener la anchura necesaria para nuestra estantería. Una vez lista, hay que pasarle una mano de pintura acrílica. Aunque si quieres ahorrarte tiempo, úsala en spray. Dejarás secar bien y…¡ya podrás colgar tu nueva estantería!.

Para ello, tienes que colocar tres o cuatro palitos gruesos, en forma horizontal y separados entre sí. Para que se puedan aguantar, tendremos que pegar dos más pero en esta ocasión de manera vertical y por la parte interior. Recuerda que si lo haces con palitos más finos, entonces necesitarás más unidades. Repetiremos la acción para cada una de sus partes. Finalmente, vamos a cortar los extremos de cada palito para que la caja tenga una forma más cuadrada. ¡Así de sencillo!.

Pendientes hechos con palitos de helado