El diseño monocromático puede hacer que te preocupes sobre cómo puede quedar tu hogar después de aplicarlo. Quizá te estás imaginando una habitación donde el mobiliario se mezcla con las paredes y todos los elementos de la habitación tienen el mismo tono.


Pero la realidad en la decoración monocroma puede ser muy diferente a ese pensamiento. Los colores monocromos puede ofrecerte mucho más de lo que te imaginas. Puedes trabajar colores en sombra, texturas, diferentes patrones…
Podemos usar la gama cromática como si fuese un pastel, puedes escoger un color neutro para la base y después ir evolucionando hacia los que tu veas o mejor te encajan con tu estilo y el ambiente que le quieras dar a tu casa.

Puedes utilizar para tu decoración materiales naturales para trabajar del mismo modo. Los muebles de madera pueden ser una buena idea combinarlos con sillas de metal modernas para hacer por ejemplo, que tu zona de estar para comer, coja un aspecto muy bonito y diferenciador.
Lo ideal en la decoración con neutros es que escojas bien los colores de acento.
En ocasiones lo sencillo y lo simple es lo más sofisticado y lo que mejor queda. En lo sencillo está el mérito.

Si esta decoración es la que te gusta, permítete disfrutarla en tu hogar, con colores que te calman y que te animan al mismo tiempo.Asimismo los muebles y los materiales también deberán ser pensados con cautela, pues todo el conjunto formará parte de tu idea final.