Es posible que la jardinería no sea tu fuerte pero que te guste estar envuelto de verde alrededor de tu hogar. Las plantas artificiales pueden ser una buena opción para ti en caso de que las plantas naturales no se te den muy bien. Las plantas artificiales son muy bonitas y pueden dar un buen toque a tu hogar, y tú solo tendrás que preocuparte de limpiarles el polvo de vez en cuando.

Jardines

La idea de decoración que te proponemos hoy consiste en que con rocas que encuentres por la calle, puedas realizar un bonito jardín de rocas, en macetas o que las coloques como quieras. Puedes hacer esta idea DIY tú solo/a o si tienes hijos, será una idea estupenda para mantenerles entretenidos un buen rato y que además, sientan la satisfacción del trabajo bien hecho. Son manualidades entretenidas que puede participar toda la familia.

Lo primero que necesitarás para crear tu jardín de rocas serán:

  • Pinturas (color verde de diferentes tonalidades, amarillo y colores que te gusten)
  • Muchos periódicos a tu elección
  • Pinceles para pintar
  • Piedras con formas redondeadas
  • Un vaso con agua limpia
  • Guantes de látex
  • Macetas bonitas

jardines

Prepara el lugar para pintar

Es importante que después de que las piedras estén bien secas, prepares el lugar donde vayáis a pintarlas. Escoge una mesa en el interior o exterior de tu casa y coloca bien los periódicos para no manchar. Pon un vaso de agua para limpiar los pinceles cuando sea necesario y coloca todo lo necesario encima de la mesa. Prepara la pintura para que esté todo listo para empezar a pintar las piedras.

 

Pintar las piedras

Poneros lo guantes de látex (para no mancharos) y después de haber hecho los pasos anteriores, es necesario comenzar a pintar las piedras. Con tranquilidad y buen hacer, pensad en cómo queréis que las piedras estén pintadas. Podéis imitar a un cactus, pintarlas solo de verde con algunas flores… Esto dependerá de vuestra creatividad. Pensad qué es lo mejor que podéis hacer para poder pintar las piedras y que quede un buen jardín de piedras verdes y con colores florales.

 

Deja que se sequen, ¡y listo!

Cuando ya estén pintadas, dejadlas secar sin tocarlas para que la pintura se impregne bien en la roca. Cuando se hayan secado, solo tendrás que coger las macetas que habías escogido previamente y colocar las piedras dentro de ellas. Quedarán unas macetas muy bonitas, atractivas, que quedarán estupendamente en cualquier rincón de tu hogar y lo mejor es que no necesitarán que las riegues, y además, ¡durarán para toda la vida!