Look rústico

Si utilizamos la frase, “cambiar de look”, no siempre nos referimos a nuestra imagen personal; hay ocasiones en que ése cambio de look vendrá asociado a nuestras casas.

Una tendencia que va en aumento, se basa en aprovechar objetos, muchas veces olvidados bien en algún cajón, en la casa del pueblo, la de los abuelos, etc.

Recuperar estos objetos para dar un toque rústico a nuestras casas, con el objetivo de conseguir ambientes únicos, luminosos, con colores vivos o con tonos ocre, madera y similares.

Hay estancias, más agradecidas que otras, a la hora de personalizarlas. La cocina es un claro ejemplo a la hora de utilizar estos recursos, pues una mesa, un panel o algunos objetos antiguos nos van a dar el toque necesario para el cambio.

Pero no hace falta que nos limitemos a una estancia, el resto de espacios de nuestra casa, pueden ir en concordancia hacia el nuevo estilo. La salita o el salón, la habitación de los peques, nuestro recibidor…..

Con elementos cómo la madera, la piedra o los tejidos, conseguimos realizar y superar nuestras espectativas. Unas macetas aquí y unos visillos de lino allá. Todo combinado, sin perder la esencia.