¿Habéis imaginado alguna vez, cómo sería la vida y obra de un premiado y famososo arquitecto? Bajo éstas líneas os lo descubrimos…

“Cualquier obra arquitectónica que no exprese serenidad es un error”

Así reza una de las frases más famosas del arquitecto mejicano Luis Barragán Morfín cuya obra es, obligatorio referente para los amantes de la arquitectura.

Revolucionó la arquitectura moderna con sus obras, entre las que podemos destacar la Capilla de las Capuchinas, la Macroplaza de Monterrey y la Casa Gilardi.

Fue un destacado impulsor de la arquitectura del paisaje, que descubrió en sus viajes por Europa. Le impresionaron los jardines de las ciudades que visitó y estuvo muy influenciado por la cultura musulmana y mediterránea.

Se diferenció de otros arquitectos por su integración de las líneas rectas y los patios abiertos.
En 1980 ganó el premio Pritzker, el galardón más importante en el mundo de la arquitectura. En aquella gala, el fundador de los premios, afirmó que Barragán es, un acto sublime de imaginación poética.

En 1987, un año antes de su muerte, el Premio Nacional de Arquitectura en su Méjico natal.