Este verano me toca. Y a ti, probablemente, también. Es hora de aprovechar el buen tiempo, los días más largos y las jornadas intensivas (aquellos que la tienen) para devolverle a nuestro hogar el brillo y el esplendor desvanecidos durante años en el color de sus paredes.

Por eso hoy te voy a hablar de los colores de moda de esta temporada que aún acabamos de estrenar.

Combinaciones triunfadoras con las que –créeme- podrás reinventar la apariencia de tus espacios domésticos y reestrenar casa a cambio de una inversión muy modesta en dinero, tiempo y esfuerzo.

No por nada es el color favorito de tanta gente: representa el mar y el cielo despejado, y tiene tantos nombres y matices como recuerdos tienes de la playa.

Usar el azul para pintar las paredes de tu casa le dará un toque de frescura y optimismo que disfrutarás a diario, por lo que no te arrepentirás de apostar por él.

Si preguntas a Pantone te chivará uno de los nombres clave en la decoración de 2017: Airy Blue, un azul clarito y elegante que yo te recomiendo especialmente para decorar las paredes de tu dormitorio.

Además, el azul combina muy bien con grises y blancos (si lo empleas a rayas, le dará un toque marinero muy apetecible para rebajar la percepción de calor mediante cromoterapia), y también, si quieres arriesgar un poco más, con amarillos, ocres, rosas y verdes.