¿Siempre has deseado llegar a casa y desconectar del trabajo?
Tener un rincón en casa para desconectar del trabajo y tener tu momento especial es ideal, ya sea para tomar un café, para leer un libro, o para pasar una agradable velada con amigos.
Este espacio no tiene por qué ser especialmente grande y además, puede ser un espacio compartido con la terraza o el salón.

Si tú lugar favorito está dentro de casa, sólo necesitarás un colchón, cojines y una alfombra mullida. Además puedes colocar plantas o flores de colores pastel para conseguir una atmósfera diferente y natural.

Disponer de elementos pasivos adicionales como puede ser la chimenea, puedes colocar tu rincón cerca de ella: en invierno te llenará de calor y será mucho más acogedor, además de aportar luz.

Si por el contrario, prefieres la luz natural y el aire fresco para tu momento de paz instala tus muebles y resto de complementos en la terraza o el jardín.
Las zonas exteriores son perfecta para este tipo de espacios, sobre todo para las noches de verano.
Elige bien los colores a combinar, pues estos afectan directamente a nuestros sentimientos y estados de ánimo. Colores blancos, cremas o pastel invitan a la relajación. Evita los colores fuertes o muy oscuros, pues conseguirán un efecto contrario al deseado.
No pueden faltar unos grandes y confortables cojines en los que poder relajarte, será donde pases las horas y es necesario que estés lo más cómodo posible.
Si quieres conseguir algo de intimidad en tu rincón, puedes utilizar tela a modo de toldo. De esta manera te sentirás más resguardado sin romper con el efecto de armonía y relajación que queremos conseguir.

Esperamos haberte ayudado.